¿Que le pasó al romance clásico? Olvidarse del mundo y perderse en la naturaleza, en el cielo y en las palabras. Disfruta de un día de campo acompañado de un arreglo de floral rústico que transporte a la realidad lo relajante de tu imaginación y cree un momento inolvidable listo para ser celebrado con una botella de vino espumoso – a veces no es necesario ser extravagante para ser romántico, solo basta contigo, tu pareja y la naturaleza